Ese martes

Llegó un martes,
nos levantamos sin siquiera rozarnos,
nos vestimos sin siquiera mirarnos,
cuando antes,
nos desvestíamos devorándonos con la mirada.
Ese martes, nos despedimos sin siquiera hablar,
fue entonces cuando lo supe,
los dos, como uno, estábamos abocados a desaparecer,
y el cielo no lo entendió.

Anuncios

Un comentario sobre “Ese martes

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Create a website or blog at WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: